Atravesado por el Saona, uno de los ríos más bellos de Francia, y el Seille, navegable a lo largo de 39 km desde Louhans hasta el Saona en La Truchère, el Sur de Borgoña es un destino ideal para el turismo fluvial.

A bordo de una gabarra, un crucero o una embarcación de recreo, podrá admirar la belleza del paisaje a su paso. También hay numerosos lagos y ríos donde darse un refrescante chapuzón, vadeando para los niños pequeños o nadando para los mayores. Por último, los placeres del agua pueden disfrutarse en una gran variedad de deportes náuticos: remos, canoas, pedales, embarcaciones de recreo...

¿Le ha resultado útil este contenido?

Regístrese en

Compartir este contenido